North Sails NEWS

abril 26, 2018

EL ROCE NUNCA DESCANSA

Nuestra guía "Hágalo Usted Mismo" (Do It Yourself, DIY) para el cuidado de velas solo concierne a telas y laminados tradicionales. La tecnología 3Di es composite, muy diferente al laminado. Para obtener información sobre el cuidado de las velas 3Di, lea Mantenimiento de velas. Esto es lo que necesita saber sobre el deterioro por rozamiento en telas tradicionales.

El director general de North Sails, Dan Neri, nos muestra cómo evitar que el rozamiento acabe con sus velas.

La fricción entre la tela o las partes blandas de una vela contra elementos duros de metal acabará deteriorando la vela. Para un fabricante de velas no resulta sencillo identificar todas las áreas potenciales de desgaste, por lo que debe vigilar la presencia de rozaduras y aplicar (o reemplazar) protección contra el rozamiento antes de que estas se perforen.

El dacrón pesado y las cinchas son efectivos a la hora proteger superficies alrededor de las anillas. La cincha resulta fácil de doblar alrededor de las esquinas y está compuesta de fibras más gruesas, por lo que se conservará mejor que el dacrón. Por otra parte, el dacrón resulta más fácil de coser debido a su menor volumen. No somos partidarios de utilizar protecciones contra la fricción hechas de piel. A pesar de que cuando la piel está nueva tiene un aspecto agradable, al mojarse esta acaba cediendo, lo que hace que se rasgue más fácilmente que las cinchas antiroce.

La protección contra la fricción fabricada en piel no aporta protección a la vela. Al mojarse, la piel tiende a deslizarse por efecto del rozamiento en el punto en el que entra en contacto con el cabo del rizo. Observe el cosido de una capa adicional de piel sobre el primer punto de fricción por encima de la anilla del rizo. Esta nueva capa durará indefinidamente ya que impide todo rozamiento con el cabo de rizo.

Siempre que vea que su vela roza contra el aparejo, o cuando un Lazy Jack o un estay volante toquen la vela, coja un bolígrafo y señale el área de contacto con un círculo. Seguidamente, cuando tenga la ocasión, cubra el área que haya marcado con un material apropiado.

 

Cómo hacer parches antirrozaduras

El material más común para la protección contra el rozamiento es el "Stickyback". Su ligereza permite que se ajuste a la superficie de la vela, incluso si se aplica sobre áreas con capas de refuerzo escalonadas o fundas de sable. Al ser de superficie resbaladiza, la tela puede deslizarse sobre otros materiales sin adherirse ni calentarse por la fricción. Sin embargo, su fino espesor y su composición de fibras ligeras hacen que sea considerada un remedio temporal.

Los parches antirrozaduras de mayor peso pueden estar fabricados en lona de vela, un tejido de poliéster, varias tiras del adhesivo Seamstick, o incluso pueden ser una capa fina de adhesivo líquido. Siempre que sea posible, fije el material de protección contra el rozamiento con un adhesivo. Evite coserlo, ya que habrá que renovarlo en algún momento. Cuando retire la protección existente, las costuras quedarán a la vista y los agujeros en la vela aumentarán al substituir el material. La solución más adecuada pasa por emplear múltiples capas de material más liviano colocadas con adhesivos.

Para realizar un parches de múltiples capas superpuestas, las capas inferiores deberán de ser de mayor tamaño, un 20-40% más grandes que las posteriores, con el objetivo de fijar el parche.

Las áreas de rozamiento más habituales son:

Crucetas

Debido a la presión ejercida por los extremos de las crucetas sobre la superficie de la vela, debe reforzarse la zona con un parche de dacrón a ambos lados del paño. Si durante las viradas la baluma se rasga con la base de la cruceta, sin llegar a entrar en contacto con el extremo de la misma, puede usar un parche más liviano y superficial.

Las velas mayores de los barcos con crucetas retrasadas son propensas a perforarse por los extremos de la cruceta, tanto cuando navegan con viento a favor como durante el rizado. A mayor carga sobre la vela mayor, mayor presión sobre la tela en el extremo de la cruceta. Con el tiempo, el extremo de la cruceta perforará la vela. Debido a que el agujero está en el lado de sotavento, es posible que no lo vea. De no solucionarse de inmediato, los daños pueden ser mucho mayores.

Este agujero en la funda del sable se ha producido por el rozamiento constante contra la jarcia fija de la embarcación.

Consejos para minimizar el daño de la vela al rizarla

  • Este agujero en la funda del sable se ha producido por el rozamiento constante contra la jarcia fija de la embarcación.
  • Controle las capas de protección antiroce en la vela.
  • Envuelva el extremo de la cruceta con cinta negra para, a modo de advertencia, ver una marca temprana de desgaste en la vela.

Candeleros

Si en ocasiones el pujamen de la vela mayor se engancha en la parte superior de un candelero, cosa un parche de dacrón a cada lado de la vela Si el pujamen de la vela roza entra en contacto con el grillete que sujeta el guardamancebos superior al púlpito de proa, instale un parche más ligero y temporal.

Fundas de sables forzados

Las capas temporales de cincha spectra cosidas a la cinta de dacrón pueden reemplazarse fácilmente.

Los sables de tamaño completo se rozan en la jarcia fija, en los estays de popa y los enrolladores de mayor. La jarcia fime es la mayor preocupación porque es rígida. El sable también es rígido, por lo que el material de la funda sufre sobremanera. Las fundas deben cubrirse con una capa resistente de tela o cincha, preferiblemente de Spectra porque, al contrario que el poliéster, esta no se calienta con la fricción. Las cinchas de nailon presentan buena resistencia a las rozaduras, pero se encogen y hacen que la funda del sable se frunza.

Cómo crear un protector antirroce para fundas de sable

  • Corte un trozo de cinta de lona ligera del mismo largo y ancho que la funda del sable.
  • Cosa las cinchas de spectra a lo largo del centro.
  • Pegue la cinta en la funda con el spectra hacia afuera.
  • Cosa a lo largo de los bordes de la funda del sable, acercándose a la costura existente tanto como sea posible.

Extraído de la Guía completa para el cuidado y la reparación de velas, de Dan Neri

  • #GoBeyond